Reseña Sound City

Escrito por
Categorías: Rol & Rock

 

El disco es la forma en la que se enlata el Rock y este documental abunda en cómo es ese proceso. Quizás así suene sencillo, pero un estudio que acabó muriendo por el hecho de ser de la vieja escuela, en cuanto a grabaciones se refiere, tiene mucho que ver con la historia de la música. Hoy en día muchos de los discos que escuchamos se hicieron en una laptop, por un lado eso es benéfico para las bandas independientes que no tienen el respaldo monetario de una disquera y buscan desembocar su creatividad en un disco, pero por otro lado cualquiera tiene acceso a estas herramientas y puede hacer un disco aun careciendo de una creatividad o que aluden al poder componer su «música» en Protools y justamente es esa una parte importante de cómo este estudio perdió su rentabilidad. La historia detrás de este él es basta.

 

Podemos ver una parte de la historia del rock gracias a anécdotas de cómo es que llego Steve Nicks a Flecwood mac, cómo se grabo la mítica Jessys Gilr de Rick Sprinfield, cómo en algún momento mientras grababa Jhony Cash lo hizo junto a Tom Petty y cómo luego llegó una época mala para este estudio cuando la era digital empezó. ¿Quién demonios quería grabar en cinta? Como apunte, anteriormente la maquina no podía hacer todo, ya que grabar en ese estilo es realmente como grabar en vivo y el nivel de perfección tiene que ser casi del 100%. En verdad el rock no es perfecto y si uno analiza los grandes discos que se han grabado en este estudio, tienen todo por no ser perfectos, si no por tener sudor en su creación. Algunas de las canciones se repitieron más de 80, según cuenta Petty pero al final el sonido es algo que aún las computadoras no logran recrear.

 

Es tan simple que éstas aún no pueden emular los sonidos creados en los 60 y 70, tales como amplificadores de bulbos o consolas analógicas. El último gran disco que dio este estudio fue el Nevermind, para el que, como explica Butch Vig, se hizo un trabajo de producción genial, porque en este estudio como en ningún otro se entiende el esfuerzo del productor como el catalizador que logra capturar la música para hacerla sonar bien y digerible para el público, lo que alcanzó en tomas como Lithiuhm donde hay que tener pantalones para decirle a un baterista que use un metrónomo porque no va a tiempo, en este caso a Dave Grohl. Tal es su éxito que para mi gusto, Nirvana no logro otro álbum con ese sonido. Por otro lado, en el documental podemos ver como Dave se hace de la consola Neve (si no sabe que es una consola Neve no vaya a Wikipedia vea el documental) la culpable del sonido de este estudio de esa forma la agrega al Estudio 606, de su propiedad. Él siempre pensó que acabaría en el salón de la fama del rock pero nunca que podría acabar en una bodega, guardada. Con este mágico elemento, junta a gente significativa del rock y punk para hacer un disco igualmente recomendable.

 

Lo que puedo destacar es la toma con Paul McCartney, donde tenemos otro momento mítico de rock porque Krist Novoselic se une a ellos. Y es cuando uno se pregunta : ¿Porqué es tan fácil hacer música con él? para lo cual él responde: «Porque sí». Bueno para un hombre que tuvo un grupo con Lennon y Harrison no debió ser difícil crear música porque él es de esa época donde no había Protools, arreglos de voz, uno salía al escenario con ganas de crear algo y eso es el rock. Al terminar este documental a uno le dan ganas de tomar una guitarra y tocar. No importa que tengas 10 o 70 años, el sentimiento siempre será el mismo, porque eso tiene la música; por un momento nos une y olvidamos todo. Si no, oigan esos discos maravillosos que han plasmado su vida y transpórtense a donde ustedes quieran.

Deja un comentario