Brote de enfermedad por COVID-19, orientación para el público.

Escrito por

Protégete y protege a los demás contra la COVID-19

Si la COVID-19 se propaga en tu comunidad, asegúrate mediante la adopción de algunas sencillas medidas de precaución, como mantener el distanciamiento físico, portar mascarilla, ventilar bien las habitaciones, evitar las aglomeraciones, lavarse las manos y, al toser, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo.

Consulta las recomendaciones locales de donde vives y trabajas. ¡No lo dejes de hacer!

Qué hacer para mantenerse y mantener a los demás a salvo de la COVID-19

  • Guarda al menos 1 metro de distancia ante otras personas, a fin de reducir su riesgo de infección cuando otros tosen, estornudan o hablan. Mantén una distancia aún mayor en espacios interiores. Cuanto mayor distancia, mejor.
  • Convierte el uso de la mascarilla (cubre bocas) en una parte normal de la interacción con otras personas.
  • Lávate las manos antes de ponerte la mascarilla, hazlo también antes y después de quitártela.
  • Asegura de que la mascarilla cubre nariz, boca y mentón.

Indicaciones específicas sobre el tipo de mascarilla que se ha de usar, y en qué circunstancias, en función de la magnitud de la circulación del virus en tu comunidad, destino y de tu actividad.

  • Ocupa una mascarilla de tela, a menos que pertenezca usted a un grupo de riesgo determinado. Esto es especialmente importante cuando no puedas mantener la distancia física, en particular en entornos de aglomeraciones y en interiores poco ventilados.
  • Utiliza una mascarilla médica/quirúrgica si:
    • Es mayor de 60 años
    • Tiene enfermedades preexistentes,
    • Se siente mal y/o
    • Está cuidando a un miembro de la familia enfermo.
  • Para los profesionales sanitarios, las mascarillas médicas son equipo de protección personal esencial cuando tratan casos sospechosos, probables o confirmados de COVID-19. Las mascarillas autofiltrantes (entre ellas las FFP2, FFP3, N95, N99) se deberán utilizar en los entornos donde se realizan procedimientos generadores de aerosoles, y se deben adecuar para asegurar el uso de la talla correcta.

Cómo reforzar la seguridad de tu entorno

  • Evita las 3 “C”: espacios cerrados, congestionados o que entrañen contactos cercanos.
    • Se han notificado brotes en restaurantes, ensayos de coros, clases de gimnasia, clubes nocturnos, oficinas y lugares de culto en los se han reunido personas, con frecuencia en lugares interiores abarrotados en los que se suele hablar en voz alta, gritar, resoplar o cantar. 
    • Los riesgos de contagio con el virus de la COVID-19 son más altos en espacios abarrotados e insuficientemente ventilados en los que las personas infectadas pasan mucho tiempo juntas y muy cerca unas de otras. Al parecer, en esos entornos el virus se propaga con mayor facilidad por medio de gotículas respiratorias o aerosoles, por lo que es aún más importante adoptar precauciones.
  • Reúnanse al aire libre. Las reuniones al aire libre son más seguras que en interiores, en particular si los espacios interiores son pequeños y carecen de circulación de aire exterior.
  • Evita lugares abarrotados o interiores, pero si no puede, adopte las siguientes precauciones:
    • Abra una ventana. Aumente el caudal de ‘ventilación natural’ en los lugares cerrados.
    • Utiliza una mascarilla.

No olvides las normas básicas de la buena higiene

  • Lavar periódica y cuidadosamente las manos con un gel hidroalcohólico o con agua y jabón. Esto elimina los gérmenes que pudieran estar en tus manos, incluidos los virus.
  • Evita tocar tus ojos, nariz y boca. Las manos tocan muchas superficies en las que podrían coger el virus. Una vez contaminadas, pueden transportar el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí el virus puede entrar en el organismo e infectarlo.
  • Al toser o estornudar cubre la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo. Luego, tire inmediatamente el pañuelo en una papelera con tapa y lávese las manos. Con la observancia de buenas prácticas de ‘higiene respiratoria’ usted protege a las personas de su entorno contra los virus causantes de resfriados, gripe y COVID-19.
  • Limpia y desinfecta frecuentemente las superficies, en particular las que se tocan con regularidad, por ejemplo, picaportes, grifos y pantallas de teléfonos.

 

¿Qué debes hacer si te sientes mal?

  • Conocer todos los síntomas de la COVID-19. Los síntomas más comunes de la COVID-19 son: fiebre, tos seca y cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que pueden afectar a algunos pacientes son: pérdida del gusto o el olfato, dolores, dolor de cabeza, faringoamigdalitis, congestión nasal, ojos enrojecidos, diarrea o erupción cutánea.
  • Permanecer en casa en autoaislamiento, aun cuando los síntomas sean leves tales como tos, dolor de cabeza y febrícula, hasta estar recuperado. Llama y solicita orientación a tus servicios de salud. Pide que alguien te asista llevando lo que necesites. Si debes salir de casa o necesitas compañía, porta una mascarilla médica para no infectar a otras personas.
  • Si tienes fiebre, tos y dificultad para respirar busca atención médica de inmediato. Llama por teléfono, si puede, y sigue las instrucciones de tu autoridad sanitaria local.

Manténte actualizado con la información más reciente de fuentes fiables, entre ellas la OMS o las autoridades sanitarias locales y nacionales. Las autoridades locales y nacionales y las dependencias de salud pública de tu zona están en situación óptima para asesorar a las personas acerca de lo que deben hacer para protegerse.

Preguntas a la OMS

  • P:¿Debo evitar dar la mano a las personas por el nuevo coronavirus?‎
  • R: Sí. Los virus respiratorios pueden transmitirse al darse la mano y ‎tocarse los ojos, la nariz y la boca. Es mejor saludar con un gesto de la ‎mano, una inclinación de la cabeza o una reverencia.‎
  • P: ¿Cómo debería saludar a otra persona para evitar contraer la enfermedad por coronavirus (COVID-19)?
  • R: Para prevenir la COVID-19 lo más seguro es evitar el contacto físico al saludarse. Se pueden utilizar otras formas seguras como saludar con un gesto de la mano o inclinar la cabeza o el cuerpo.  
  • P: ¿Usar guantes de goma cuando se está en público es una forma ‎eficaz de prevenir la infección por el nuevo coronavirus?‎
  • R: No. Lavarse las manos con frecuencia proporciona más protección ‎frente al contagio de la COVID-19 que usar guantes de goma. El hecho ‎de llevarlos puestos no impide el contagio, ya que si uno se toca la cara ‎mientras los lleva, la contaminación pasa del guante a la cara y puede ‎causar la infección.

Cómo ayudar a los niños a gestionar el estrés durante el brote de COVID-19

Los niños pueden responder al estrés de diversas formas, por ejemplo, mostrándose más dependientes, preocupados, enfadados o agitados, encerrándose en sí mismos o mojando la cama. 

  • Se comprensivo ante las reacciones de su hijo, escucha sus preocupaciones, dale más amor y atención.
  • Los niños necesitan el amor y la atención de los adultos en los momentos difíciles. Invierte más tiempo y atención. 
  • Recuerda escuchar a tus hijos, habla con amabilidad y tranquilo. 
  • Cuando sea posible, organiza momentos de juego y relajación en conjunto. 
  • En la medida de lo posible, mantén a los niños cerca de sus padres y familia. Evita separarlos de las personas que se encargan de su cuidado. En caso de separación (por ejemplo, por hospitalización), cerciórate de mantener el contacto frecuente (por ejemplo, a través del teléfono), ofrece consuelo.
  • Mantén las rutinas y los horarios habituales en la medida de lo posible, o ayuda a crear otros diferentes en el entorno nuevo, en particular actividades escolares y de aprendizaje, así como momentos para jugar de forma segura y relajarse.
  • Explique lo que ha pasado y cuál es la situación actual y dé a los niños información clara sobre cómo pueden reducir los riesgos de contraer la enfermedad; utilice palabras que puedan entender en función de su edad.
  • Facilite también información sobre situaciones hipotéticas (por ejemplo, un miembro de la familia y/o el niño empiezan a encontrarse mal y tienen que ir al hospital durante un tiempo para que los médicos puedan ayudarles a recuperarse).