Recomendación literaria Ray Bradbury

Escrito por
Categorías: Oraculo Visual

Como persona, dejó grandes enseñanzas, sobre todo para aquellos que soñamos con escribir un libro.

 

En una conferencia llevada a cabo en San Diego, Bradbury comparte uno de sus consejos más importantes: no escribas una novela. Y es que centrar toda tu atención en redactar una novela puede llevarte mucho tiempo, y tal vez ni siquiera sepas a dónde vas.

 

 

Podemos hablar de grandes autores como Saramago o Murakami entre muchos que lograron sus grandes novelas a los 30 en tener sus primeras obras exitosas y obviamente, haber escritos miles de cosas antes de estas. Así que si pretendes trascender en la historia escribiendo un libro, mejor escribe cuentos cortos, así estimularás tu sensibilidad y podrás tener una historia terminada, por lo menos, cada semana. Justamente así, redactando anécdotas cortas, fue como Ray Bradbury logró completar no sólo una, sino varias y prolíficas novelas. Él basa mucha de su escritura en la experimentación, y aunque careció de formación académica, siempre tuvo y estuvo presente en las bibliotecas públicas devorando todas las enseñanzas que éstas pudiera ofrecer. Y cuando digo «todas las enseñanzas», lo menciono de forma textual; a Bradbury jamás le asustaban los libros de ingeniería, astronomía, matemáticas, retaba constantemente y salía de lo que podría considerarse como su zona de confort, las novelas.

 

Al final, leer lo que alguien más tiene que decir, sin importar el tópico, puede ser un catalizador para abrir tu mente. De hecho cuenta que a un amigo le dijo deberías usar tus ensayos para un libro y pues nada ya lleva ese amigo varios libros. A Bradbury se le ha encasillado como escritor de ciencia ficción. De hecho, en recientes listas de los mejores libros en este rubro, figuran varias de sus obras. Sin embargo, sus novelas carecen de los pilares de este género y profundiza en la crítica social, las emociones humanas. Sólo utiliza ésta categoría como vehículo metafórico para transmitir algo. Hablemos de algunas de sus obras más significativas (sin spoilers) para mostrarles un panorama de su forma de escribir.

 

 

 

CRÓNICAS MARCIANAS Al presentar un cúmulo de cuentos, su editor le pide que los hile todos para conformar una novela. De manera casi mágica, logra unirlos.

Se relata desde la primera exploración a Marte, hasta la invasión y colonización total. No leerás guerras interplanetarias; serás testigo de la voracidad humana por conquistar y despojar a todo de su identidad. Algo muy similar a lo que la humanidad ha hecho por años al destruir bosques para construir carreteras, así se desenvuelve esta historia, una que podemos digerir de forma muy sencilla. EL HOMBRE ILUSTRADO Una vez más, cuentos que desembocan en una novela. Un hombre nos cuenta historias a través de sus tatuajes, realizados por una mujer del futuro. Contará anécdotas hasta el final. El final de quien los mira.

 

Todos los relatos están atascados de metáforas, aunque aparentemente carecen de relación entre ellos. Hasta podría decir que es muy parecida a «El Loco» de Gibrán Jalil Gibrán. El punto de éstas es crear conciencia y reflexionar sobre la vida. La noción de que la tecnología nos ha quitado parte de nuestra humanidad es plausible que esto lo notara en los años cincuenta. FARENHEIT Ésta es la única que Bradbury mismo considera como ciencia ficción. Para muchos su obra cumbre, Farenheit es parte aguas por su naturaleza novelesca de principio a fin. Puede ser fácilmente comparada con «1984» o «Un mundo feliz» por la temática de un mundo controlado, con la diferencia de que se hace hincapié en la pérdida de rasgos humanos como la formulación de preguntas, el caminar por el simple placer de admirar la Luna, buscar la felicidad, pero en un lugar donde los bomberos se dedican únicamente a quemar libros, ¿Qué se puede esperar?. De ahí surge el nombre de Farenheit 451, la temperatura en que el papel hace combustión. Montag, el personaje principal, busca respuestas, poniéndose automáticamente en contra del sistema.

 

EL VINO DEL ESTÍO Y EL VERANO DE LA DESPEDIDA La primera parte de esta novela fue editada en 1957. Bradbury retrata cómo ve el mundo un niño de 12 años, encarnada en el personaje de Douglas Spaulding. Habla de esta época en donde los infantes podían hacer travesuras en un pueblo enmarcado por tranvías, cascadas y bosques, que es Green Town, Illinois, en el año 1928, donde los niños y los adultos como ha pasado en todo los tiempos se preguntan si los viejos alguna vez fueron adultos y algunos adultos olvidan que fueron niños y otros son máquinas del tiempo usando sus conocimientos para guiar a estos niños. Los personajes, sus historias, sus recuerdos y vivencias son entrañables. El verano del adiós, o El verano de la despedida, editada hasta el 2006 y finaliza la historia de forma excelsa, logrando recrear la pérdida de la infancia con el fin del verano y sustituyéndose por la adolescencia de Doug. Estas son las novelas más representativas.

 

Si habláramos de sus cuentos, no terminaríamos nunca.

 

Los invito a echarle un vistazo a sus libros y espero que sean de su agrado.

 

 

Deja un comentario