Los mares esconden creaturas monstruosas en sus profundidades, quizás las mas legendarias sean las serpientes marinas.

Horribles historias pasan de generación en generación entre marineros, barcos que nunca regresan, hombres que nunca vuelven a tierra, tripulaciones enteras perdidas en segundos.

Si alguna vez deben navegar por el territorio de una de estas bestias de las profundidades, tengan en cuenta el tamaño de la bestia y el tamaño y la velocidad de su embarcación. En mi experiencia, es mucho mejor viajar en un bote pequeño que en un gran barco cuando se caza a una serpiente de tamaño colosal, ya que le será más difícil dar un golpe definitivo debido a la torpeza de su gran tamaño.

Si cazan serpientes pequeñas, grandes embarcaciones son la mejor opción pues estas no harán casi ningún daño si el barco es resistente.

Por muy tentadora que sea la idea para los magos, no usen ataques basados en electricidad o hielo, pues en varias ocasiones los marineros que caen al agua quedan calcinados o congelados debido a estos poderosos conjuros o incluso se llega a dañar la estructura del barco, la mejor opción es usar ataques  no elementales  a menos que sea una serpiente gigantesca y su cabeza sobresalga lo suficiente fuera del agua.

 (imagen realizada por Phael Wolfheart http://phael-wolfheart.deviantart.com/)